Por Wilson Perez

SANTO DOMINGO.- La ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino,informó que durante 2017  se registraron reducciones significativas en algunas enfermedades.

Guzmán Marcelino,dijo que el dengue descendió 79%; el cólera disminuyó 89% y que la malaria bajó un 47%.

Al abordar estos y otros temas de salud, en el Encuentro con los Medios y Ciudadanos, junto con otros funcionarios de ese sector, manifestó que hubo una disminución de 50% en los registros de las personas detectadas con VIH-SIDA; 28% infectados con diarrea y una reducción de 25% de pacientes con anemia.

Por otro lado, informó que ese ministerio invirtió 62 mil 113 millones 719 pesos, en los diferentes programas implementados el año pasado.

“Para fortalecer el aspecto de la salud colectiva, se realizó un conjunto de acciones de promoción de la salud, prevención y control de los problemas prioritarios”.

Estas se pusieron en funcionamiento a través de los programas y redes programáticas de Salud Pública, a fin de reducir las inequidades sociales, transformar la situación de salud y alcanzar los resultados y metas establecidas.

“Las acciones de rigor e implementación de estrategias con énfasis en disminuir estas enfermedades, han contribuido a que, al día de hoy, la tasa de letalidad se haya ubicado en términos porcentuales de 0.64% en 2015, 0.55%, en 2016 y  0.08% en 2017”, manifestó la ministra de Salud Pública.

Guzmán Marcelino, informó que se tomaron otras medidas para la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

En ese orden, mencionó el diseño de los protocolos clínicos de Diabetes Mellitus tipo 2, con la participación de la Unidad Nacional de Guías y Protocolos y la integración del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición, además de la conformación de un equipo revisor de las sociedades especializadas.

“En cuanto a la meta de prevención y control de la salud mental, se ha trabajado en la disminución de la brecha de los servicios a personas con enfermedad mental, poniendo en funcionamiento tres Unidades de Intervención en Crisis (UIC) en los hospitales de nivel complementario”, expresó.

Guzmán Marcelino agregó que fueron actualizados los instrumentos normativos y protocolos para la atención, al tiempo de señalar que se fortaleció la dotación de recursos humanos con médicos psiquiatras y enfermeras.

Además, la inclusión de equipamientos con aparatos para Terapia Electro convulsiva (TEC) en los hospitales doctor Salvador B. Gautier, en Santo Domingo, con capacidad para 10 camas y 81 pacientes atendidos.

Puntualizó que de igual manera se hizo en el hospital Regional Universitario Dr. José María Cabral y Báez, en Santiago de los Caballeros, donde la UIC tiene capacidad para 20 camas con 112 pacientes atendidos.

Asimismo, en el hospital Regional Universitario Jaime Mota, en Barahona, se habilitó una UIC con capacidad de 5 camas y 63 pacientes atendidos.