España,RT.- El presidente del Gobierno español habla en una entrevista sobre las acusaciones de injerencia rusa que surgieron tras el 1 de octubre en relación al conflicto catalán.

Esta mañana, Mariano Rajoy, presidente del ejecutivo español ha concedido una entrevista a la cadena COPE. Se trata de la primera que concede tras la aplicación del artículo 155 y la cesión de todo el gobierno autonómico catalán.

El conflicto catalán ha sido el tema estrella durante toda la conversación con el presentador estrella español Carlos Herrera.

Con respecto a las acusaciones de injerencias externas en el conflicto catalán, casi siempre referidas a Rusia y Venezuela, Mariano Rajoy ha declarado que no tiene ningún dato que le diga “que está detrás el Gobierno ruso”.

A pesar, de que también aseguró que habían visto una gran avalancha de robots en redes sociales para lanzar noticias falsas, “vimos que esos perfiles falsos estaban en su mayoría en Rusia y Venezuela”.

Tras mencionar a Julian Assange, que también se ha significado recientemente por su apoyo a la causa independentista catalana y su crítica al Gobierno español, Rajoy ha sentenciado: “Es evidente que hay gente a la que no le interesa que las cosas vayan bien en Europa”.

Monográfico sobre el conflicto catalán

La entrevista que ha comenzado a las 9 de la mañana ha girado sobre el conflicto catalán y la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, cuya aplicación a limitado la autonomía de Cataluña.

“El 155 es algo excepcional, sin precedentes en España”, comenzaba argumentando el presidente, mientras recalcaba que ha servido para “recuperar la normalidad”.

Al analizar las consecuencias del 155, Rajoy espera que no repercuta en las elecciones del 21 de diciembre y que éstas se desarrolle con normalidad, aunque espera que los partidos no independentistas ganen las elecciones, aunque “gane quien gane, tiene que cumplir la ley”.

Las personas que se encuentran en prisión -actualmente los 8 miembros del Gobierno catalán que permanecieron en España- pueden presentarse a las elecciones puesto que no se encuentran inhabilitados, aunque “sería absurdo que una persona en prisión fuera conseller”.

El mandatario arremete contra los dirigentes independentistas: “a la gente en Cataluña se les ha engañado, no solo no estaban preparados, sino que era imposible”.

Ha calificado su último diálogo con Puigdemont como “frustrante” pues no tenía “ninguna intención de dialogar”, y afirma que no puede aceptar que se imponga “la voluntad de una minoría sobre la mayoría”. Para él el Gobierno catalán no se ha comportado “lealmente”.

Rajoy ha desvelado que se enteró de que Puigdemont estaba en Bruselas al día siguiente y califica su situación como “muy complicada”.

Con respecto al efecto del conflicto catalán en la economía, espera que “las empresas que se han ido vuelvan” y aboga por que se compren productos catalanes. Si “esto” se tranquiliza, “la economía puede subir 5 o 6 décimas el año que viene”.

Se defiende de la acusación de timorato, “he aplicado el 155 y cesado a todo el Gobierno de Cataluña” y se jacta de no haber hecho “transferencia alguna a la Generalitat de Cataluña” en los 6 años que lleva al frente del Gobierno.

Sobre las respuestas internacionales que está recibiendo en relación con la crisis catalana, se siente “respaldado y apoyado por todos nuestros socios europeos”. También ha asegurado que piensa agotar los cuatro años de legislatura.