Posición de la Corriente Magisterial Pedro Henriquez Ureña

SANTO DOMINGO.- La Corriente Magisterial Pedro Henríquez Ureña apoya y comparte la decisión del Ministerio de Educación en abrir concursos para los puestos de directores regionales y distritales, a partir de reglamentarlo en la Ordenanza 24/2017.

Estos concursos evitan que la designación sea por dedo o por enllavadura política, aunque creemos que no debe hacerse por ternas, sino que, los participantes que obtengan la mayor puntuación deben ser los seleccionados para ocupar los puestos de dicho concurso.  Nuestra corriente magisterial estimula a que los maestros y maestras participen.

Compartimos la Ordenanza 24/2017 porque entendemos que viene a corregir la práctica de nombrar militantes políticos del partido en el poder en los cargos regionales y distritales, cuestión que hace algún tiempo ha planteado la maestra Nelly Amador en su libro “La Educación Dominicana: un problema para resolver ahora”, citamos: Politización Partidaria es un fenómeno de relevancia en nuestra escuela que desde 1996 se ha visto permeada por la politización partidaria, lo que le ha quitado su esencia de unidad institucional, pues el proselitismo ha traído división entre los maestros, directores y los propios alumnos.

Esta pesadilla de la politización comienza con la Orden Departamental de septiembre de 1996, donde se nombran todos los directores regionales y distritales, atendiendo a criterios partidarios, no habiendo necesidad de cambiarlos, ya que eran un equipo técnico fruto del Plan Decenal de Educación, llegados ahí por haberse destacados en dedicación, trabajo y entrega al Plan Decenal y siendo estos militantes de todas las tendencias políticas y religiosas, por lo que el partido que asumió el poder no tenía la necesidad de sustituir a estos valiosos gerentes y pedagogos.

Por estas y otras razones, la corriente magisterial Pedro Henríquez Ureña considera que con la aplicación de la Ordenanza 24-2017 se abre la competencia y se rompe con que hay que ser militante del partido que está en el poder para poder ocupar un cargo de dirección regional y/o distrital y no por las competencias que tengan los maestros y maestras.

Estos planteamientos sobre los concursos van acorde con el Estatuto del Docente, la Ley de Educación 66-97 y el Pacto Educativo, todo lo cual va en beneficio de la calidad educativa.

You May Also Like