¿Por qué las infecciones por sexo oral afectan más a las mujeres?

sexoDe Monica De Haro

Las enfermedades de transmisión sexual, también conocidas como ETS o ITS, se contagian de persona a persona por medio del contacto íntimo.

Muchos piensan que sólo se pueden transmitir si se tienen relaciones sexuales, pero no es cierto.

Algunas como el herpes o las verrugas genitales se pueden pasar a través del contacto de la piel con una zona infectada, con úlceras y también mediante el sexo oral.

¿Sabías que justo en el clímax de una relación sexual estás expuesto a una gran carga de material infeccioso?

Es más, según una investigación de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte (dirigida por el profesor Christopher Hurt), las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir una infección, puesto que “allí donde termina la eyaculación se encuentra también la mayor carga de material infeccioso”.

Estas son las 5 enfermedades más comunes asociadas a esta práctica sexual:
1. Virus del Papiloma Humano y cáncer

El sexo oral se ha vuelto una de las principales formas de expandir el Virus del Papiloma Humano (VPH), que representa una de las infecciones de transmisión sexual más comunes y de la que se conocen más de 100 tipos virales.

Tanto la mujer como el hombre pueden ser portadores asintomáticos y vehículos de infección por VPH, un factor desencadenante de varios tipo de cáncer.

La tasa de cáncer oral relacionada con el Virus de Papiloma Humano (VPH) transmitido sexualmente aumentó dramáticamente en dos décadas.

Un estudio publicado en el año 2007 en The New England Journal of Medicine señaló que se existía un riesgo más elevado de sufrir este cáncer entre aquellas personas que habían practicado sexo oral con 6 parejas diferentes.

Por otro lado, el 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero (CCU) en el mundo son provocados por VPH.

Asimismo, existen otros cánceres como el de vulva, vagina, ano, pene y orofaringe que en algunos casos también son causados por ciertos tipos de VPH.

2. Sida

Es la etapa final de la infección por VIH, la que produce un grave daño al sistema inmunitario.

El virus de la inmunodeficiencia humana que causa el sida ataca al sistema inmunitario y deja al organismo vulnerable a una gran variedad de infecciones y cánceres potencialmente mortales.

Según un estudio publicado por la Universidad de San Francisco, el porcentaje de contagio se encuentra en cuatro de cada 10.000 felaciones.

3. Herpes genital

Es la enfermedad de transmisión sexual más común, causada por el virus del herpes simple. Puede causar llagas alrededor de la boca (HSV1) o en el área genital o rectal, nalgas y muslos (el HSV2).

Considerando un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh, las mujeres que practicaron únicamente sexo oral tenían 3,2 posibilidades más de contraer la enfermedad frente a las que se limitaban al coito.

4. Hepatitis B

Se contagia por contacto con la sangre, semen u otro líquido de una persona infectada. También pueden ser contagiadas en caso de contacto oral con el ano del enfermo.

5. Sífilis

Esta ETS está causada por una bacteria que se contagia durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Entre los síntomas asociados: dolor de garganta, fiebre, lesiones en la piel, fiebre, dolor de cabeza, caída del pelo, pérdida de peso y fatiga.

Las úlceras pueden aparecer en los genitales externos, la vagina, el ano o el recto; también en los labios y en la boca.

Si no es tratada puede llegar a dañar órganos internos, incluido el cerebro, y causar ceguera, parálisis e incluso la muerte. Para reducir las posibilidades de contagio de estas enfermedades, la prevención es fundamental.

El uso de los preservativos es eficaz para reducir la transmisión por VIH y otras ITS, tales como la gonorrea, la clamidiasis y la tricomoniasis.

Por eso, los especialistas aconsejan utilizar preservativos en cada encuentro sexual así como realizarse exámenes ginecológicos y de los genitales masculinos con regularidad. Además, existen vacunas para prevenir, como es el caso de la vacuna para la Hepatitis B y la vacuna frente al VPH.

En este último caso, la OMS reconoce la alta eficacia y seguridad de las vacunas frente al VPH. La vacunación ayuda a combatir los tipos de VPH responsables del 75 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero en Europa.

Lo recomendable es vacunarse frente al VPH lo antes posible para obtener la máxima protección (entre los 11 y los 14 años) preferentemente antes del inicio de la actividad sexual.

You May Also Like