La sociedad prisionera

EDITORIAL

La sociedad dominicana se encuentra en medio de un círculo difícil de romper. No es imposible, pero los causales que lo ocasionan hacen difícil que pueda haber una brecha.

Una estancia que avanza y retrocede. Juega a la línea paralela. Tiene paz, y mantiene la inseguridad. Se proclama la honestidad, y la corrupción está por doquier.

No hay a mano un plan para sacar al país de este círculo. Si nos vamos a 20 años en el futuro, no se ha dado hoy el primer paso para convertir en realidad una marcha segura hacia el desarrollo. No es momento de lucir pesimistas, pero los que hoy erosionan al basamento social, no van a propiciar cambios.

Por lo tanto hay que trabajar con las nuevas generaciones. Hay que partir que cuando pasen 20 años, los jóvenes de hoy van a tener 35 y ya serán parte de la generación de relevo.

Los que tienen un año, entrarán a su primer empleo y estarán a un paso de salir de las aulas universitarias, las escuelas técnicas, o se ahogaran en el desempleo y la exclusión.

El futuro no surgirá de una bola de cristal ni de polvos mágicos, hay que trabajar hoy, dar ahora el primer picazo, para hacerlo factible dentro de dos décadas.

Corremos el riesgo de tener unas décadas excluidas y olvidadas. Si no se rompe este círculo de desigualdades sociales, de miseria, de irresponsabilidad, entonces siempre viviremos en el caos.

You May Also Like