El consejero delegado del gigante tecnológico Intel, Brian Krzanich, anunció ayer martes que su empresa emitirá actualizaciones antes de final de enero para resolver los fallos de aquellos microchips y procesadores que fueron lanzados al mercado en los últimos cinco años.

El anuncio de Krzanich se produce después de que, hace unos días, la revista digital de tecnología The Register desvelara un defecto de seguridad en millones de chips fabricados por Intel en la última década, lo que ha obligado a empresas como Microsoft, Linux y Apple a actualizar sus sistemas operativos.

Krzanich habló de esos problemas frente al público de la feria CES de Las Vegas, el mayor evento internacional de electrónica para consumo personal.

“Para nuestros procesadores, productos, introducidos en los últimos cinco años, Intel espera emitir actualizaciones para el más del 90 % de esos productos en una semana, y el resto (de actualizaciones) estarán disponibles para el final de enero”, aseguró Krzanich.

No obstante, durante su intervención, Krzanich dijo que, por ahora, su empresa no ha tenido noticia de ninguna intrusión maligna y aseguró que los datos de los usuarios están a salvo.

“Estamos trabajando sin descanso en esos temas para asegurarnos que sigue así”, se comprometió.

Intel, el mayor fabricante de microprocesadores del mundo, admitió esta misma semana que los defectos de seguridad detectados en sus productos podrían permitir el robo de contraseñas y otros datos confidenciales de los usuarios.

Por ahora, se han detectado dos defectos de seguridad, llamados Spectre y Meltdown.

Meltdown afecta a portátiles, ordenadores de mesa y servidores de Internet con microchips de Intel; mientras que Spectre supuestamente tendría un mayor alcance al afectar a chips en teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores con procesadores de Intel, ARM y AMD.