Félix Cabrera y los Grandes de la Salsa rinden tributo a Cheo Feliciano

IMG_2069Por: Miguel Melenciano y Elías Barreras Corporan

MIDTOWN, NY.-En una noche grisácea en donde el otoño dejaba sentir su fresca temperatura, mezclada con una leve llovizna para significar el dolor que se expresaba ese viernes 24 de octubre en el majestuoso Madison Square Garden, la tristeza se vistió de alegría al recordar y rendir tributo, a uno de los interprete Salsero más grande que ha parido la Isla de Puerto Rico, ido a destiempo en un trágico accidente automovilístico, el maestro José Cheo Feliciano.

Para rendir honor a un grande, la velada de la noche tenía que iniciar con uno de los grandes, y de la tierra que vio nacer, crecer y morir al tributado, Gilberto Santarosa, quien durante una hora completa hizo un derroche de todos sus éxitos, dedicando de manera especial el tema musical “Qué manera de quererte que manera” a Socorro “Coco” Prieto León, viuda Feliciano, quienes mantuvieron vínculos matrimoniales inseparables durante más de 52 años.

Bajo el acompañamiento de la orquesta del maestro Sergio George, los intérpretes del género Salsero de la nueva cosecha, no podían estar ausente en este póstumo homenaje, haciéndose representar por Davicito Kadda, una de las jóvenes promesa, que con su voz calidad y suave, le da un toco encantador al ritmo, haciéndonos recordar a otro grande de Borinquén, nacido en Estados Unidos, que a los 7 años ya subía a los escenarios y, a los 13, grababa su primer disco, Franklin Ruiz.

Al entrada al escenario, acompañado también por la orquesta y coro de Sergio George, el Sal-sonero Raulin Rosendo hizo gala de su tremendo timbre de voz, que lucio como en sus mejores tiempos, y con su canción “Uno se cura”, y su grito de guerra, “Sí, sí” levanto inmediatamente los aplausos del público presente, al cual, en alusión a que definitivamente se alejó del vicio de las drogas, le dijo en esta canción, “deje esa miel….me cure”, levantando nuevamente la reacción positiva y más aplauso de los presentes, cerrando su presentación con la canción “Los entierros de mi gentes pobres” de Cheo Feliciano.

Los Gigantes de la Salsa, concepto acuñado por Sergio George para reunir a los mejores intérpretes de este género, y relanzar el ritmo con la melodía de sus inicios, tomaron el mando del concierto y la cantante femenina la “India” acompañada de un grupos de niños bailadores de Salsa, dio paso a un derroche de su éxitos musicales tales, como: “Dicen que Soy”, “Ese Hombre”, y “Mi mayor venganza”.

A seguida hizo su entrada el llamado Pavarotti de la Salsa, Tito Nieves quien recordando a su pequeño, fallecido a destiempo producto de un cáncer terminal en los huesos, compuso el tema con el que inicio su presentación “Fabricando Fantasías”, para luego, y con el uso de la tecnología, cantar a dúo con el fallecido homenajeado Don Cheo Feliciano, e inmediatamente, ataviado con otro grupo de bailarines adulto, interpretar la “I like it like that” tema con el que cerró su presentación.

La Salsa, aunque nació en los Estados Unidos, es Caribeña, hecha por los Caribeños, y como tal, es caliente, y eso fue lo que le puso el cantante José Alberto “El Canario”, mucho calor al ambiente, encendiendo con su baile y su canción “Discúlpeme señora”, un medley de éxitos, y un solo de flauta, pero sin flauta, solo con los labios del Canario, que mantuvo de pies y bailando entre sus asientos al público presente, para concluir con la canción “El Ratón” de Cheo Feliciano.

Una noche, en donde la alegría se fundamentaba, en el dolor y la tristeza dejado por Cheo Feliciano ante su trágica y sentida partida, no podían faltar las recordaciones y, a seguidas, las lágrimas que brotaron de los ojos de la viuda del des cuyo, Doña Coco, cuando fue llamada al escenario por el “Oscar de la Salsa”, Oscar de León, e interpretando la canción de Feliciano “Amada Mia” ambos emocionados, y frente al público, se derramaron en llanto.

El cierre del concierto le toco a un hijo de Puerto Rico, pero nacido en el Sur del condado del Bronx, y apodado “El Malo del Bronx” Willie Colon, quien se hizo acompañar de su propia orquesta, por lo que se tuvo que hacer un cambio en el escenario, cuya duración lo hizo solo estar en el mismo, por solo 35 minutos en donde interpreto varios de sus éxitos, entre ellos, “Palo que nace doblao”, “Que será”, “Gitana, entre otros éxitos musicales.

Durante el intermedio del espectáculo en empresario y productor Félix Cabrera quien produjo el concierto, hizo un alto al espectáculo, y solicito a los presentes, compuestos por etnia de los diferentes países hispanos parlantes, para rendir tributo a otro grande de nacionalidad dominicana, pero en el área de la moda, Oscar de la Renta, fallecido recientemente a causa de un cáncer terminal, un minuto de silencio como forma de recordarlo, junto a Cheo Feliciano en ese histórico día.

You May Also Like