El precio de los votos

La íntima convicción de los profesores de la UASD, es la gran fortaleza que tenemos en este proceso, y que nos brinda la oportunidad de encabezar las preferencias del electorado en todas las encuestas y espacios.

La razón fundamental para llevar a cabo esta hazaña, ha sido el trabajo tesonero de un grupo de profesores (as) que nos han acompañado en toda nuestra carrera en la UASD.

La suma de voluntades, la credibilidad en nuestra persona y la coherencia de nuestras acciones, es lo que nos ha permitido ostentar todas las posiciones que hemos exhibido durante nuestra trayectoria universitaria, hasta el punto de que nunca hemos recibido una designación inmerecida y que los universitarios no hayan aprobado en mayorías.

Hoy en día tenemos grandes logros que mencionar, y uno de ellos es haber concebido una propuesta académica que, consensuada entre los pasados rectores, lograra el apoyo unánime de estos, hecho sin precedentes en la era en que vivimos.

Nos ha servido para esto, los méritos que se han acumulados durante 35 años de entrega, experiencia y sacrificio por nuestra Universidad.

Y es justamente, el precio que hemos tenido que pagar para lograr ese consenso, incluyendo el hecho de haber encabezado la boleta contra el actual rector de la UASD, razón fundamental para mantenernos colocados en la palestra pública de la Universidad, como la opción a dirigir los destinos de esta.

Nosotros nos hemos mantenidos, como buenos Uasdianos, del salario que nos ha permitido tener nuestros trabajos, el cual todo profesor sabe lo que es eso, incluyendo el hecho de tener que impartir clases más allá de lo que se permite, para no dejar desamparados a estudiantes, ni mucho menos a la UASD, cuando ha necesitado y requerido de nosotros.

Para lograr todo eso, no hemos tenido que comprar voluntades, como cientistas que somos y entendemos las actividades sistemáticas para obtener conocimientos, sólo hemos tenido que brindar la oportunidad a la comunidad universitaria de convencerse de las ideas y propuestas que brindamos para construir una mejor universidad para todos.

Fundamentados en estos ideales, hemos conseguido el apoyo de 18 de los 28 empleados y de 125 de los 133 estudiantes con derecho al voto, que son los electores preinscritos en el proceso proselitista.

Hemos tenido que invertir en esto, 35 años de ardua labor docente, preparación profesional y sacrificio familiar, para dedicarlo a quien le debemos todo, la UASD y por quien vamos a entregarlo todo sin pedir nada a cambio, porque nunca hemos ostentado cargos por designaciones.

Los hombres y mujeres con principios, no tienen finales, por esta razón invitamos a la comunidad universitaria, a acompañarnos a convertir la UASD, en una Universidad de principios, éticos y morales, para que se convierta en el referente social de nuestro país y con ello garantizar su permanencia y desarrollo mientras vida tenga nuestra República Dominicana.

You May Also Like