ANA-MARTE.Por ANA MARTE

Un mal común en las organizaciones es el hostigamiento sexual, todos sabemos que sucede, pero pocos hacen algo al respecto. Para que una conducta sea considerada hostigamiento sexual debe ser una actividad de naturaleza tal y que sea rechazada por el receptor, el cual siente incomodidad con la situación.

Mayormente el hostigamiento sexual viene siendo el resultado de un abuso de poder, bajo el entendido de que el acoso con frecuencia proviene de un jefe a un subordinado.

Este abuso de poder que lleva a ese tipo de hostigamiento a un empleado, se debe a que el subordinado teme que a causa de demandar el acoso sexual el supervisor tome represalia sobre él o que pierda la oportunidad de ser favorecido con beneficios que otorga la organización.

El hostigamiento sexual se puede dar tanto de hombres hacia mujeres y viceversa, pero es más frecuente los hostigamientos sexuales de parte de los hombres por dos razones: Primero, porque siempre se ve al sexo femenino como el género más vulnerable, y segundo, porque los hombres no consideran con tanta facilidad algo como acoso sexual, ya que no toda acción de dicha naturaleza hace sentir incómodo a un hombre.

No solo se dan casos de hostigamiento sexual de jefe a subordinado, también se puede dar entre empleados con el mismo nivel jerárquico y asimismo se han dado casos en que un empleado hostiga sexualmente a su jefa con la finalidad de buscar acercamientos con esta para ganar ventajas laborales.

Existen muchas maneras de hostigamientos sexuales; como las invitaciones a salir cuando ya la persona le ha dicho que no está interesado, proposiciones sexuales, miradas o gestos incómodos y el uso del tacto, se dan casos en que al momento de una persona saludar a otra aprovecha para tocarle las caderas.

Sea cual sea la forma del hostigamiento sexual o los individuos involucrados; hombre hacia mujer, mujer hacia hombre, jefe a subordinado o subordinado a jefe, no deja de ser una actividad tóxica para la empresa, afectando así el ambiente laboral y la felicidad de del empleado.

Cuando una persona se siente hostigado sexualmente pierde la motivación por el trabajo, se compromete menos con la empresa y hasta puede terminar poniendo la renuncia. Es por eso de vital importancia establecer medidas para reducir los hostigamientos sexuales en la empresa. Aquí les dejo algunos consejos a tomar en cuenta:

Establezca una política sobre lo que es el hostigamiento sexual y las consecuencias que conlleva la práctica de estas, fijando también procedimientos en los que los empleados hostigados puedan presentar quejas.

Asegúrese que los hostigadores sexuales paguen por sus hechos o sean despedidos.

Crea un comité evaluador de las quejas presentadas, para así confirmar su veracidad y no actuar de forma injusta.

Cuenta con un abogado laboral en caso de que se puedan presentar demandas.

Realice talleres de concientización y orientación sobre el tema.

Recuerda que como empleador el código laboral dominicano te prohíbe ejercer acciones contra el trabajador que pueda ser acosado sexualmente, o apoyar o no intervenir en caso de que lo realicen uno de tus representantes.

anamarte36@gmail.com