El Gobierno de Trump propone drásticos recortes en política exterior

WASHINGTON,EFE. El presupuesto para el 2019 presentado ayer por el Departamento de Estado refleja el deseo del Gobierno del presidente Donald Trump de centrarse en “Estados Unidos primero” y frenar el gasto en exteriores, como evidencia el drástico recorte de un 32 % en el máximo órgano de la diplomacia estadounidense.

La propuesta de presupuesto para el próximo año fiscal, que fue presentada ayer y que aún deberá someterse a la aprobación del Congreso, contempla un recorte de 17.831 millones de dólares en los fondos para el Departamento de Estado, que pasa de contar con 55.632 millones en 2017 a sólo 37.801 en la proposición para el 2019.

Este recorte contrasta con el incremento de fondos destinado al Departamento de Defensa, el cual ya ha recibido el visto bueno del Senado para una partida de 716.000 millones de dólares para el presupuesto de 2019.

“El presupuesto refleja que nos encontramos contra adversarios y competidores políticos, económicos y militares que nos han llevado a ajustar nuestra estrategia de seguridad nacional”, señaló Trump en el prefacio de la propuesta presupuestaria de la Casa Blanca.

En relación con la cartera de Exteriores, resulta especialmente significativo el recorte en la aportación estadounidense a organismos internacionales, que pasaría de ser de 3.266 millones de dólares en 2017 a 2.191 millones en el próximo curso fiscal.

La aportación de EE.UU. al presupuesto general de las Naciones Unidas sería de 442.946 millones de dólares en 2019 frente a los 593.267 millones aprobados en 2017. Este recorte alcanzaría los 293 millones de dólares para el conjunto de agencias e instrumentos vinculados a la ONU.

También la partida de fondos destinada a las operaciones de paz se verían notablemente reducidas al pasar de los 1.907 millones de dólares en 2017 a apenas 1.196 millones en la nueva propuesta.

Pese a ver esta partida cercenada, el secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, aseguró en el prefacio de la propuesta presupuestaria de su ministerio que las “inversiones selectivas” en esta materia permitirán a Estados Unidos y a sus socios “avanzar en intereses comunes y promocionar la paz global”.

“Estas inversiones permiten a Estados Unidos mantener su posición como líder global, al mismo tiempo que otras naciones hacen un mayor esfuerzo proporcional en sus contribuciones para objetivos comunes”, adujo Tillerson.

En este sentido, cabe destacar que la OTAN será beneficiaria de un aumento en la contribución de EE.UU., al pasar de recibir 53.504 millones de dólares en 2017 a 70.177 millones en el próximo presupuesto.

El propio jefe del Pentágono, James Mattis, que se encuentra estos días en Europa, donde tiene previsto participar en la reunión ministerial de Defensa de la OTAN que se celebrará esta semana en Bruselas, pidió la semana pasada una mayor contribución de los países implicados en la guerra contra el terrorismo.

En este sentido, el Departamento de Estado explicó a través de un comunicado que disminuye esta partida con la “expectativa” de que otros países miembros de organismos internacionales “harán frente a su justa contribución”.

También en la columna de recortes se encuentra la Organización Mundial para la Salud (OMS), que sufre una considerable reducción cercana al 50 %, que pasaría de recibir 111.402 millones de dólares en 2017 a 58.176 millones en 2019.

La asistencia para migración y refugiados también se verá reducida en el nuevo presupuesto, al pasar de 3.366 millones de dólares en 2017 a 2.800 millones en 2019.

“El presupuesto contempla los recursos necesarios para progresar en aspectos de paz y seguridad y responder a las crisis globales, al tiempo que se da prioridad al uso eficiente de los recursos del contribuyente”, concluyó Tillerson en un comunicado.

You May Also Like