El fantasma de Trujillo

TrujilloLa dictadura de Rafael Leonidas Trujillo fue depuesta hace mas de 50 años, y después de su caída la nación tuvo su primer ensayo democrático de la era moderna, como fue la administración sietemesina del profesor Juan Bosch.

Después de una interrupción violenta de casi tres años, la nación retoma el ritmo democrático 36 meses después  y desde entonces, a lo mas que hemos llegado, ha sido a ciertas administraciones de corte autoritarias que NO lograron imponer sus concesiones a esta sociedad.

La era de Trujillo fue dura, violenta, oprobiosa y muchas cosas mas, pero ya NO hay razones para que aun infunda miedo en algunos sectores, que están viendo el fantasma del dictador hasta en las sopas

Trujillo esta muerto, y con el, su historia, su estilo y sus abusos, es hasta un exceso que esta sociedad, a 50 años de su desaparición  osea han nacido 5 generaciones que NO conocieron de su régimen  y que este apelando a una ley para prohibir, que quienes aun creen en ese infortunio, lo exalten.

Como ha dicho alguien, sin rencores, pero sin olvidos, y nosotros añadimos, porque los pueblos que olvidan su historia son capaces de repetirlas, y aunque en la política  los pueblos están expuestos a retroceder, NO hay fuerza humana que pueda llevar a este pueblo a una situación semejante a la que prevaleció hace 5 generaciones.

Quienes mantienen vivo el nombre del dictador en la mente de la sociedad de hoy, son precisamente los que NO acaban de entender que esa era esta muerta para todos. Y que la sociedad de hoy, solo acepta la democracia como orden social y político.

Sobre todo en este país  que las Fuerzas Armadas han alcanzado un nivel de formación respetable, que están conscientes que su principal deber es sostener el orden político democrático, tanto, que en sus centros de formación académicas se escuchan todas las ideas, y en sus entrañas están todas las tendencias y esas cosas se entienden.

La dictadura de Trujillo solo se puede repetir en este país como comedia de algún circo, obra teatral, y hasta en el cine. Pero seria una tragedia de inconmensurable consecuencia que a alguien se le ocurra que esta sociedad pueda retroceder a esa época tenebrosa.

Entonces, a Trujillo y los trujillistas es tiempo de ignorarlos, NO de olvidarlos, pero si de hacerles entender que son una expresión de la historia del pasado, de lo que NO puede volver, de lo que esta sepultado para siempre.

You May Also Like