Consulado dominicano apoya a familiares de mujer fallecida en Pozuelo de Alarcón

Rafael Acosta Cónsul dom. en MadridPor Oscar Jiménez y Olmedo Pineda

Madrid.- Los familiares de la señora Nelis Antonia González Calderón, fallecida de un infarto fulminante hace unos días, recibieron la inmediata atención del Consulado General de Madrid en la persona de su Cónsul General Rafael Acosta y de la Vice Cónsul Cristina Durán, quienes entregaron el pasaje de ida y vuelta a su hermana Josefa González Calderón, y el señor Teodoro Reyes y facilitaron los tramites o “papeleo” del traslado, así como la atención funeraria necesaria en estos casos de defunción.

Nelis Antonia es oriunda del Municipio de Vicente Noble, en la Provincia Barahona y se había dedicado al trabajo domestico, dedicando su vida a la crianza de sus hijos con el esfuerzo particular de una Madre soltera.

Teodoro Reyes, uno de los hijos de la señora fallecida declaró a este medio que “el proceso de repatriación del cadáver de mi madre cadáver de mi madre a Santo Domingo, se dio según la normativa, desde luego que me siento satisfecho, porque se ha solucionado de manera satisfactoria” dijo.

Repatriar un cadáver desde España hasta Santo Domingo le representa a los familiares un costo de unos 8,000 euros, a parte de los trámites legales, situación que se regula contratando el seguro por 35 euros al año, solamente aportando su Cédula de Identidad y Electoral o su pasaporte.

La cobertura básica por fallecimiento de una persona inscrita en el plan cubre viaje de ida y vuelta a un acompañante, asistencia económica para gastos en la República Dominicana de 2.000€ (dos mil euros, prestación del Servicio Funerario dentro del territorio español), traslado de libre elección (de una ciudad a otra dentro del territorio español), asistencia a la familia del fallecido, asistencia jurídica.

El Cónsul Rafael Acosta aprovechó la ocasión para exhortar a los ciudadanos dominicanos residentes en España a inscribirse en el Plan de Repatriación para evitar inconvenientes de último momento, cuando haya que trasladar un familiar fallecido hacia la República Dominicana.

You May Also Like