China,RT.- El martes pasado, la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China hizo públicos sus planes para lanzar una nave espacial reusable en 2020, informa la agencia china Xinhuanet.

De esta manera se confirmaron los rumores que durante años circularon acerca de la elaboración de un ‘avión espacial’, explica el potral Ars Technica.

Se trata de un avance impactante para el programa espacial de China, ya que por décadas la mayor parte de la tecnología que este país aplicaba en esta esfera era derivada de naves elaboradas por Rusia y EE.UU.

A la órbita planetaria en un ‘avión’

La nueva tecnología china para transportación de personas y cargas a la órbita terrestre se diferenciaría de manera importante de la que ha sido usada hasta hoy; es decir,lanzaderas espaciales y cohetes que llevan capsulas para la tripulación, que a su vez se pueden usar de nuevo tras su regreso del espacio, subraya Ars Technica.

La nave china permitiría viajar al espacio de un modo semejante al de una aeronave tradicional, que despega y aterriza en trayectoria horizontal.

Este ‘avión espacial’ sería capaz de despegar de una pista y, al alcanzar la altura necesaria, activaría un motor estatorreactor para luego pasar por fin al sistema de propulsión de cohetes y así abandonar la atmosfera terrestre y ponerse en órbita.

Hacer el espacio más accesible

Se espera que la anunciada nave china sea, en comparación con otras, más fácil de mantener y que pueda incrementar la frecuencia de lanzamientos a costos más bajos, creando así nuevas oportunidades para que un mayor número de personas pueda viajar al espacio, indicó un investigador de la corporación Chen Hongbo, citado por Xinhuanet.

Las tareas que se podrían resolver con esta nave serían similares a las contempladas por los especialistas de la NASA al trazar en los años 70 sus proyectos de lanzaderas espaciales, así como por los diseñadores de la lanzadora soviética Buran.

El problema mayor de proyectos de este tipo es que un vehículo así requiere renovaciones muy costosas, tanto de la nave como de los propulsores que le permiten ponerse en órbita, destaca Ars Tecnica.

En la última década han surgido también proyectos de compañías privadas que tratan de desarrollar naves espaciales capaces de despegar y aterrizar en pistas, pero se enfocan en vuelos suborbitales, mientras que para alcanzar la órbita se necesita una fuerza de propulsión mucho mayor.