Santo Domingo (EFE).- El director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), Alejandro Montás, informó hoy que el protocolo de seguridad implementado en los acueductos ha sido ampliado con el incremento de la vigilancia y restricción del acceso de personas a todos a los sistemas que abastecen de agua potable al Gran Santo Domingo.

Montás dijo que instruyó al jefe de seguridad de la CAASD, coronel Bolívar Gonell, de instalar un contingente de más de 400 agentes de seguridad, tanto militar como civil, para que se mantengan vigilantes en las obras de toma, plantas de tratamiento y los tanques que almacenan el agua que se sirve en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo.

El director de la CAASD recordó que el protocolo de seguridad obliga a los encargados de la operación de los sistemas de acueductos tomar las medidas preventivas de lugar, a los fines de impedir que cualquier desaprensivo ose afectar las fuentes de abastecimiento y el correcto funcionamiento de los mismos.

“La modificación del protocolo de seguridad nos ha permitido redoblar totalmente el personal de seguridad, llámese policías, militares, así como personal de seguridad civil de la institución”, explicó Montás en nota de prensa.

“Nosotros siempre hemos dado mucha importancia a la seguridad de nuestros sistemas, por eso hemos tomando todas las medidas de lugar de manera preventiva para que la población mantenga su confianza en el agua que se sirve en el Gran Santo Domingo”, precisó el funcionario.

Recientemente circularon rumores de que haitianos habían envenenado un acueducto en la provincia Barahona.EFE