AEROPUERTO LAS AMÉRICAS. Adrian Beltré no sabe cuántos años le quedan en el béisbol como jugador activo, pero está seguro que todavía tiene mucho que aportar al juego.

“Buena pregunta”, respondió Beltré cuando fue cuestionado sobre la cantidad de temporadas que podría intentar jugar a partir del 2018.

Beltré manifestó que si la salud le permite jugar, todavía le quedará un tiempo largo para seguir mejorando sus números ofensivos.

El segundo pelotero dominicano con tres mil imparables (terminó el año 3,048) en las Grandes Ligas fue recibido ayer como héroe por el gobierno dominicano, a través del Ministerio de Deportes y de otras instituciones como la Liga Dominicana de Béisbol Profesional, el Comité Olímpico Dominicano, la Federación Dominicana de Béisbol y el Comisionado Nacional de Béisbol Profesional.

Adrian llegó a tres mil imparables este año en un partido contra los Orioles de Baltimore y el lanzador zurdo Wade Davis, uniéndose al ya retirado Alex Rodríguez, el hijo de padres dominicanos nacido en Nueva York.

“Creo que queda algo de mí para intentar prolongar esta carrera y dar lo mejor de mi juego. Espero no tener problemas de lesiones que me impidan jugar y producir como lo he hecho hasta este momento,” enfatizó el tercera base de los Rangers de Texas.

Con 38 años de edad, Beltré tuvo en 2017 su temporada 20 en las mayores. Es el quinto pelotero latinoamericano con 3 mil hits. Los otros son A-Rod, el extinto puertorriqueño Roberto Clemente, el panameño Rod Carew y el cubano Rafael Palmeiro.

Beltré, hijos y su esposa

El jugador llegó ayer al país acompañado de su esposa Sandra González de Beltré
y los hijos del matrimonio Cassandra, Adrian JR. y Camila, de 13, 11 y 7 años, respectivamente.

Fue recibido por el ministro de Deportes, Danilo Díaz, quien organizó el acto a nombre del gobierno dominicano.